Cuando empiezo el gimnasio engordo

¿Porqué cuando empiezo el gimnasio engordo?

Reportajes

A muchos nos sucede que cuando empezamos a entrenar nos damos cuenta de que también comenzamos a subir de peso, entonces nos preguntamos ¿Porqué cuando empiezo el gimnasio engordo?… A algunos les alegra esto porque empiezan a notar que llenan más la ropa y se sienten más grandes, pero a otros les preocupa un poco mas la situación.

La respuesta es muy sencilla, buena para unos y un poco triste para otros, pero la verdad es que lo que sucede en tu cuerpo es que “comienzas a retener líquidos”. Cuando empiezas en el gym si todo en tu organismo esta bien y no tienes algún problema hormonal, tu cuerpo está habituado a consumir cierta cantidad de agua durante el día para mantener sus funciones básicas, pero como siempre he dicho, el cuerpo está principalmente hecho para sobrevivir y no para tener un físico extraordinario y su tendencia es tratar de conservar siempre lo que necesita.

En el caso del agua, antes de incluir en tu vida diaria algún sistema de entrenamiento, tu cuerpo se encuentra habituado a cierta cantidad de fluidos durante el día, pero sucede que cuando comenzamos a entrenar perdemos muchos más líquidos de los que estábamos acostumbrados poniendo al cuerpo en un estado de emergencia y activando una serie de mecanismos internos como conservar el sodio para tratar de retener el líquido que necesita pero que se le esta escapando con el entrenamiento.

Los músculos están compuestos de agua y cuando entrenamos eliminamos una parte de la que hay en ellos, por eso el cuerpo busca mantener esa cantidad de líquidos dentro del músculo para el esfuerzo del día siguiente, obteniéndolos inclusive hasta del mínimo carbohidrato que consumas, todo esto sin contar además con las cantidades de agua que requieren los otros órganos para funcionar correctamente (tu cerebro inclusive).

Lo primero que debes hacer es dejar de preocuparte por eso, y si te alegras porque te ves un poco más grande lamento decirte que no es músculo lo que estas creando, solo se están hinchando con agua para soportar el entrenamiento. Toma suficiente (o bastante) agua durante los primeros días de entrenamiento (cuando menos 2 litros) sin preocuparte por la retención de líquidos porque ocurre lo siguiente… Cuando tu cuerpo comienza a detectar que tiene un fluido constante de agua se plantea lo siguiente ¿Porqué voy a guardar líquidos si todo el tiempo tengo un flujo constante de agua?… En pocas palabras lo que hacemos es que el cuerpo deje de preocuparse por mantener el agua y se dedique un poco más a fortalecer los músculos. Por otro lado trata de hidratarte solo con agua evitando bebidas electrolíticas como Gatorade, Powerade, etc. No porque sean dañinas sino porque como su función es recuperar y mantener los fluidos durante los esfuerzos físicos, la tendencia es que contenga cierta cantidad de sodio para lograr mantenerte hidratado, y esto puede hacer que retengas más líquidos.

Así que deja de preocuparte por ese peso que vas adquiriendo cuando empiezas a entrenar que si te hidratas bien al poco tiempo vuelve a su estado normal cuando tu cuerpo se habitúe a tu nuevo estilo de vida, recuerda que un litro de agua pesa un kilogramo y si te tomas uno ya sabrás cuanto puedes subir, así que no debes angustiarte por eso, por otro lado preocúpate más bien por tomar mucho más agua que se de muchas personas que no toman much en cuenta la hidratación y después no saben porque están hinchados. Si quieres algunos otros consejos que recomiendo para empezar a entrenar revisa “Cómo empezar en el gimnasio desde cero” para tener en cuenta algunos otros detalles a la hora de entrenar de nuevo.

Imagen: hdwallpapers.cat

Comentarios