Cómo empezar el gimasio desde cero

Cómo empezar el gimnasio desde cero

Entrenamiento

Cuando nos planteamos entrar o regresar al gym o simplemente cómo empezar el gimnasio desde cero, muchas veces se nos presenta la inquietud sobre lo que debemos hacer, generalmente nos proponemos seguir una dieta, una rutina o simplemente dejamos todo en las manos del entrenador. Más sin embargo hay ciertos detalles que podemos estar pasando por alto y pueden verse reflejado en tu desempeño durante los primeros días de entrenamiento.

Lo primero que debes tener en cuenta es que al empezar el gimnasio desde cero tu cuerpo puede no estar adaptado al régimen que estas pensando seguir y estar condicionado a un ritmo de vida sedentaria, tu cuerpo, tu cerebro y tu sistema neurológico esta coordinados para trabajar acorde con tu estilo de vida actual que no incluye el esfuerzo que requiere tu entrenamiento. Durante los primeros días lo vas a someter a un estrés inusual y va a empezar a reaccionar buscando la manera de adaptarse a los nuevos estímulos que esta recibiendo con el entrenamiento. Así que si estas empezando el gimnasio o simplemente estas volviendo a entrenar después de un tiempo inactivo, puedes seguir las siguientes recomendaciones cuando menos por un mes:

1. Haz cardio

Si estas gordo o delgado la recomendación es la misma, haz cuando menos 20 minutos de cardio (todos los días) a baja intensidad antes de empezar a entrenar. Tu sistema circulatorio y respiratorio puede no estar acostumbrado a las altas demandas de sangre que puede requerir tu entrenamiento. El cardio ayuda a que tu cuerpo elimine toxinas acumuladas y se acostumbre a circular mejor la sangre, el oxígeno y los nutrientes necesarios para ayudarte a progresar rápidamente en esta face inicial entrenamiento en la que el objetivo principal es acondicionar nuestro cuerpo.

2.- Toma bastante agua

El cuerpo se acostumbra a mantenerse hidratado de distintas maneras, si no tomas suficiente agua tu organismo pueda que tienda a retener líquidos para mantenerse hidratado, hincharse y hacerte sentir un poco mal por el proceso. Además al igual que el cardio, tu cuerpo por medio del agua se ayuda a eliminar toxinas acumuladas

3.- No hagas dieta al principio

Procura no hacer una dieta estricta al principio, tu cuerpo va a necesitar muchos nutrientes al para recuperarse de los entrenamientos y mantener el funcionamiento normal de tu organismo. Si sigues una dieta con un déficit calórico te va a costar mucho recuperarte físicamente pudiendo inclusive afectar tu sistema inmunológico. Por el contrario trata de hacer una dieta lo mas sana posible con suficientes proteínas, carbohidratos y grasas naturales sin limitar tus calorías.

4.- Entrena liviano

Olvídate de entrenar pesado, por mucho que quieras construir masa muscular rápido, o que sientas que anteriormente dominabas mucho más peso, tu cuerpo no esta preparado físicamente aunque tu mente te diga lo contrario. Entrenar pesado va a lesionar tus músculos y articulaciones mas allá de la capacidad que pueda tener tu cuerpo para recuperarse y vas a terminar sobreentrenado, creándote un mal estar general, insomnio, e inclusive si tus defensas no están muy buenas puedes llegar a enfermarte y terminar alejándote del gym nuevamente.

5.- Aumenta el volumen de entrenamiento

Aumentar el volumen de entrenamiento es muy distinto a aumentar la intensidad. Aumentar el volumen de entrenamiento es hacer más series, repeticiones y/o entrenar un grupo muscular con mas frecuencia durante la semana (por ejemplo 2 veces por semana) con pesos livianos y distintos ejercicios. De esta manera podemos asegurarnos de estimular poco a poco todos los músculos del cuerpo de manera que se fortalezcan lo mejor posible y estén en buenas condiciones para cuando vayas a entrenar con mucho más intensidad.

6.- Suplementate bien

En este momento es cuando tu cuerpo necesita más suplementos que lo ayuden a recuperarse, de hecho mi opinión personal es que no deberías empezar a entrenar si no tienes a la mano los productos esenciales. Tu cuerpo va a estar sometido a un estrés inusual y necesita de muchos nutrientes que se van a utilizar para recuperarte, mi recomendación básica es tomar un buen complejo de vitaminas y minerales en especial vitamina C que te va a ayudar a atacar el cortisol que seguramente se va a disparar y el complejo B para ayudarte en el entrenamiento y fortalecer las articulaciones, glutamina para proteger tu sistema inmunológico y recuperarte de los entrenamientos y finalmente algo de zinc y magnesio para ayudarte a mantener el balance hormonal. Empezar a entrenar sin tus suplementos es como ir a la batalla sin armadura por eso no debes olvidarte de contar con ellos antes de empezar.

En fin, mi último consejo es que cuando empieces a entrenar te lo tomes con calma, relájate, deja el orgullo y los caprichos de lado y plantea como tu primer objetivo preparar tu cuerpo para la batalla, si sigues estas recomendaciones no creo que pase un más de un mes para que estés listo para entrarle al entrenamiento como realmente deseas. Olvídate por los momentos de quemar grasa, construir músculo o levantar mas pesos, que preparándote al principio vas a disfrutar más de tu entrenamiento futuro y vas a lograr estos objetivos con mucho más facilidad. Enfocarte a entrenar duro desde el principio o seguir una dieta estricta puede hacer que al poco tiempo te sientas mal y tiendas a abandonar el gym, por el contrario enfócate a “entrenar para entrenar” que poco a poco tu cuerpo se va a sentir mejor cada día y tus progresos van a ser mucho más efectivos.

Escribo esto por mi experiencia personal, pero si leyendo esto tienes algún otro método específico que te ha servido con anterioridad para empezar el gimnasio desde cero y recuperarte mucho más rápido, o quieres simplemente agregar algo, no dudes en compartirlo que muchos te lo agradecerán.


Imagen: notyourgoodfatty.com

Comentarios