Actitud Positiva

Mantén una actitud positiva para establecer grandes metas

Reportajes

Mantener una actitud positiva a veces no es fácil; con frecuencia las personas se menosprecian a si mismas y dicen cosas como “Yo nunca me voy a ver así” o “Ya estoy muy viejo para esto”. Otras personas se afianzan a las bajas expectativas de familiares o amigos “bienintencionados” que les recuerdan que deben ser “Realistas”.

Creo que nada grande se ha logrado solo siendo realista, la mayoría de la gente se asusta al establecerse metas y se limitan solo a lo que creen que pueden conseguir y no a lo que realmente desean. Esto puede ser un error porque las metas “Realistas” (generalmente insignificantes) no son motivadoras, lo que realmente te activa son tus deseos.

Esta bien que tus metas te asusten un poco. De hecho, puedes saber que tan insignificante son tus metas si no te asustan y emocionan al mismo tiempo. Pensar en una meta grande que nunca has logrado antes siempre te hará sentir un poco incomodo y temeroso. Esta disconformidad es lo que hace que la mayoría de las personas se echen para atrás y vuelvan a la situación en que se sienten mas seguro. No se debe permitir que el miedo al fracaso o la sensación de disconformidad te impidan ir tras lo que realmente deseas. La actitud que te va a permitir avanzar es siempre dar un paso hacia adelante y nunca regresar hacia donde te sientes mas seguro.

La primera meta que se establece un atleta cuando va a competir no es mas que verse en su mejor forma para el día del evento. Claro esta que tiene un tiempo determinado para lograrlo, pero más allá de esto la verdadera intención que lo impulsa es verse mejor de lo que esta actualmente. En el evento pueda que otros se vean mejor, pero indudablemente lo que internamente los reconforta no es el puesto que les da el jurado, sino haber logrado verse mejor de lo que estaba al principio. Por eso es que muchos a pesar de no haber logrado los primeros lugares salen del campeonato queriendo volver a hacerlo.

Cuando estés creando tu metas, no tengas miedo de pensar en grande y tener una gran visión de lo que quieres ya que solo podrás alcanzar lo que puedas visualizar. Decide con firmeza como te gustaría verte para que puedas tener el cuerpo que realmente deseas, visualízalo bien y dale vida en tu mente como si ya fuese una realidad. Hemos sido dotados un una facultad creativa increíble llamada imaginación que debemos utilizar ya que este es el punto de partida para lograr renovar tu imagen y todos los cambios duraderos.

Es cierto que hay limitaciones genéticas sobre lo que se puede lograr atlética y físicamente, pero la mayoría de la gente ni siquiera se acercan a explorar su potencial simplemente porque no creen que es posible, y por ende ni siquiera lo intentan. Ahí es cuando vemos que en realidad es más una cuestión de buena voluntad que de genética. No te preguntes: “¿Es posible llegar ahí?” Porque esa es la pregunta equivocada, las preguntas correctas son: “¿Cómo puedo llegar ahí?” Y “¿Estoy dispuesto a pagar el precio necesario para lograrlo?”… A todo esto la realidad inminente es que podemos lograr cualquier cosa solo si estamos dispuestos a pagar el precio, y que a pesar de que tengas miedo al principio en la medida en que vas viendo que te acercas a lo que quieres ese temor se irá desvaneciendo.


Imagen cortesía de: manhattandigest.com

Comentarios